Desde antes de nacer, tú fuiste un sueño en el corazón de Dios, en lo secreto Él te imaginó y te dio forma, tu físico, tu carácter, todo tu ser, cuerpo, alma y espíritu, fueron diseñados por Él. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *